Y la salud?

Hoy en día, nos encontramos ante una realidad fatídica, en las escuelas, ya sean de nivel primario, secundario, terciario o incluso universitario, no encontramos un servicio de enfermería, pero, a la hora de gabinetes pedagógicos, casi todas ellas poseen uno.  Entonces, la pregunta que nos interesa, podría ser la siguiente: ¿por qué las escuelas, sean del nivel que sean, no poseen un servicio, no sólo de Enfermería, sino también un médico disponible?

La respuesta es lamentable, pero reducida a una sola ecuación: a más personal trabajando en el establecimiento, menor la cantidad de ingresos para los dueños del mismo (en establecimientos privados con o sin subvención Estatal), diferente a lo que sucede en los establecimientos públicos, en los cuales la falta de recursos tanto edilicios como monetarios, hace que la salud de nuestros niños quede relegada, y no sólo por parte de los Directores de los establecimientos, sino por los padres que pocas veces se preocupan por ello.

Entonces, ¿a qué se debe nuestra conformidad con estos establecimientos?, ¿por qué, ciegamente, les podemos confiar la educación de nuestros niños pero nunca nos ocupamos de su salud?

La respuesta, lamentablemente, y sin querer sonar repetitivo, sigue siendo simple, cuando nos acercamos a las puertas de cada establecimiento, siempre vemos alguna calcomanía pegada en ellas con el logo de alguna compañía de servicios de ambulancias, mediante las cuales, los Señores Directores nos informan que tienen la cuota al día y siempre hay una ambulancia disponible únicamente para el establecimiento, que nos despreocupemos, que nuestros niños están en “buenas manos”, pero, la realidad actual es otra, siendo que en verdad, el sistema de ambulancias está colapsado en nuestro país, así como las guardias en donde entran estas ambulancias.

Es ahí cuando surgen los inconvenientes, y, para citar algunos de los problemas con los que se encuentran las escuelas, por no poseer ni Enfermeros ni Médicos en las instituciones, y ahorrarse esos “pesos de más”, escuchamos las siguientes noticias:

  • La muerte por desangramiento de una familiar del ex presidente Alfonsin,
  • Casos de meningitis no detectados en el establecimiento,
  • Niños con enfermedades respiratorias, los cuales, contagian a más niños,
  • Casos de hepatitis fulminantes

Citar se puede seguir citando, y, habiendo casos más comunes como lo son las enfermedades respiratorias, siempre existe el riesgo de una meningitis o un arma en un colegio, y, aunque halla algunas prevenibles y otras evitables, lo que se lograría teniendo un equipo interdisciplinario de salud dentro de un establecimiento, sería ganar en tiempo esos quince a veinte minutos en que tarda en llegar una ambulancia, si es que llega, y poder brindarle los primeros auxilios necesarios.

Por lo tanto, es hora de rever y modificar esta situación.  Hora de que, tanto los padres, así como los Señores Directores y nosotros, profesionales y futuros profesionales de la salud, empecemos a buscar un cambio, que dejemos nuestra avaricia de lado y, en vez de preocuparnos por la salud de nuestros niños, nos empecemos a ocupar, porque, a la hora de observar lo que ocurre en estos establecimientos, vemos que hay una realidad que puede ser modificada, no sólo al momento de la prevención de la enfermedad, sino de la promoción de la salud, obteniendo beneficios que rara vez obtenemos en los Hospitales o en las Clínicas en dónde, año tras año, llevamos a nuestros niños a una revisión médica obligatoria, pero, pasada esa instancia, y, si no se detectan alteraciones en la salud, sólo concurrimos ante un médico en la etapa aguda de la enfermedad.

Es así que a la hora de hablar de beneficios, entre tantos otros, citamos los siguientes:

  • Atención integral de la salud de los niños con sobrepeso, permitiendo al establecimiento crear un plan destinado a estos niños, y, no sólo permitirles estar más saludables, sino brindarles una educación nutricional para evitar que vuelvan a este problema.
  • En los casos de accidentes graves dentro del establecimiento, los primeros auxilios serían brindados por profesionales.
  • En las lesiones que se puedan producir en los diferentes deportes brindados por el establecimiento, un seguimiento continuo para evaluar realmente el grado de recuperación y prevenir o evitar que ese niño no realice actividades físicas durante un año por la falta de tratamiento de una lesión anterior.

Recapacitemos y pensemos en lo siguiente, un niño enfermo no aprende, un niño que no aprende deja el establecimiento, ese mismo niño que ya no aprende y dejó el establecimiento, va a estar más tiempo en la calle, menos con su familia y menos con sus pares, llevando a ese niño a los males comunes que diariamente observamos en los noticieros, diarios y nosotros mismos. 

 

2 comentarios to “Y la salud?”

  1. morgana Says:

    Totalmente de acuerdo con vos, me gusto mucho tu blog, como pensas y lo escribis. Vivo en un pais " del 1º mundo" (?) segun nos hacen creer, aqui tampoco hay gabinetes de enfermeria, se nota mucho en pocos casos pero te caes de espalda cuando una madre se queja que su hijo no puede asistir al cle porque el pequeñin es diabetico, ya ves el mundo esta muy muy mal. Sin embargo tu nota me dolio mucho, ojala se hiciera algo….Saludos de una nueva seguidora de tu blog.

  2. Hi there! This blog post could not be written any better!
    Looking at this post reminds me of my previous roommate!
    He continually kept talking about this. I’ll forward this article to him.
    Fairly certain he will have a very good read. Thank you for sharing!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: